Categoría: quiérelovívelo

Paula y Juan Carlos sueñan con recuperar la comunidad y la cultura del vecindario de Sobrado

10/05/2021

Paula y Juan Carlos sueñan con recuperar la comunidad y la cultura del vecindario de Sobrado

Asociación vecinal "Porta da Cadea" - Sobrado do Bispo

  • Paula Rodríguez Araújo es la presidenta de la asociación cultural Porta da Cadea aunque su idea inicial era dar ánimo a Juan Carlos Arias y alguna persona más para que se dedicaran el trabajo de organización y tramitación de actividades, pero finalmente la asociación arrancó en junio de 2019 con los dos en la directiva.

 

  • La idea les surgió de conversaciones entre vecinos, vecinas, amigos y amigas de Sobrado do Bispo, delante de la “pérdida de la vida comunitaria” que ellos mismos sí disfrutaron en sus infancias.

 

  • “Recuerdo a vida en la aldea cuando yo era pequeña, sin embargo ahora los niños no se juntan y la idea inicial de la asociación era fomentar el encuentro entre familias para hacer cosas juntos, tanto los que somos nativos como los que decidieron vivir aquí procedentes de otros lugares”; así de claro lo tiene Paula.

 

  • Su vivencia personal es la de niños y niñas jugando en los espacios públicos mientras abuelos y abuelas “conversaban del mundo” y padres y madres trabajan. “Así era en todos los barrios de Sobrado del Obispo”, asegura.

 

  • La aldea es muy extensa y conformada en “barrios”: Iglesia, Prado, Alén,  A Chá do Souto… que tienen su respectiva arquitectura e historia. Tanta riqueza patrimonial requiere también atención y Paula (propietaria de una floristería contó desde lo principio con Juan Carlos Arias Conde (guardia civil).

 

  • Ella da empuje a actividades que cuentan que vecindario de Sobrado mientras él se dedica además a investigar, poco a poco, el patrimonio local, con todo el apoyo y colaboración de vecinos y vecinas y personas interesadas como él, en esos elementos propios que tienen en abundancia: fotografías familiares, viejas escuelas, construcciones medievales únicas, testigos de historias que van a recuperar, también la del fútbol, la música…

 

  • Incluso el nombre de la asociación alude la vieja cárcel del coto medieval de Sobrado del Obispo (desaparecido en el siglo XVIII para integrarse en el ayuntamiento de Barbadás según la nueva organización administrativa impuesta desde la Corte)

 

Actividades renovadas y viejas fiestas

 

  • La primera actividad retomó otra iniciada a la antigua usanza asociación vecinal ya inexistente: la Tercera Reunión Micológica que llevó a docenas de personas a los montes para recoger cogumelos, asesorados por el colectivo “Os Cogordos” . La jornada finalizó en el campo de fútbol con almorzar la base de callos.

 

  • En febrero de 2020 (pocas semanas antes del inicio de la pandemia) celebraron el Carnaval. “Era tradición celebrar un almuerzo vecinal y se había perdido, pero pudimos retomarlo y esa fue también nuestro estreno como comisión de fiestas, ya que los tocó relevar la anterior”, recuerda Juan Carlos. El centenar de participantes degustó un cocido elaborado según la receta de Álvaro Cunqueiro recogida en su libro de cocina , acompañada por música de charanga y sobremesas propias de la fiesta.

 

  • Después, con la inesperada pandemia, llegó lo “Quédate en casa” que convocó de manera virtual concurso de fotografías, dibujos y cuentos con bonos para comprar en los comercios de todo el ayuntamiento, en el primer domingo de julio el San Xoán (en esa fecha para que no cuadre con el de Barbadás en junio). En esta fiesta los vecinos sí pudieron disfrutar de un concierto de bandas de la Agrupación musical da Limia y del desfile con modelos de la aldea, del diseñador local Josu Santos Blancos, también vecino.

 

  • El resumen de lo hecho en los casi dos años de vida, recuerdan también las IV jornadas micológicas en versión virtual, con concurso de fotografías, dibujos y recetas con setas y ya en las calles, en dos plazas de Sobrado do Bispo, la exposición fotográfica “Sobrado no tempo” con imágenes escaneadas de los archivos familiares y otras encontradas en diferentes lugares. Y siguen juntando más por lo que habrá más exposiciones.

 

  • Paula y Juan Carlos esperan que se pueda celebrar también el San Xoán de 2021 y mientras, siguen trabajando en la recuperación patrimonial. Cuentan con el apoyo de Juan Carlos Forneiro Casas, investigador de la Historia de Sobrado do Bispo y el entorno y que de cualquiera persona, vecina o no, que quiera colaborar… el trabajo de juntar y dar a conocer el patrimonio local es arduo y da para repartir.
Paula da Asociación Veciñal Porta da Cadea - Sobrado do Bispo
Paula Rodríguez, Presidenta de la Asociación Veciñal Porta da Cadea – Sobrado do Bispo.    Foto: Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

Los veciños de Barbadás proyectan revitalizar el “pozo redondo” y el “Pisco”

30/04/2021

Los veciños de Barbadás proyectan revitalizar el “pozo redondo” y el “Pisco”

Asociación vecinal “A nosa aldea”

  • La asociación vecinal “A nosa aldea” comenzó hace cuatro años a dinamizar la vida social, lúdica y cultural de la parroquia de Barbadás y de las poblaciones más próximas. En 2021 trabaja con el ayuntamiento para revitalizar el “pozo redondo” y la zona del “ Pisco” con un sendero pegado al río entre Mourián y La Boutureira.

 

  • Pedro Freire y Modesta Seara tienen trabajo como policía local y enfermera, y son presidente y vicepresidenta respectivamente de la asociación vecinal que desde 2017 se propuso “recuperar la vida comunitaria, tan característica del rural”, según explican.

 

  • Consideran que salvo la Valenzá, el ayuntamiento de Barbadás es de carácter rural cas ventajas que eso supone en el día a día, pero en el entorno del edificio administrativo del ayuntamiento, se quedaron sin vida social en común y hasta sin la fiesta de San Xoán , así que para arrancar, organizaron actividades como clases de yoga, bailes latinos, zumba y talleres de memoria.

 

  • “No contábamos con tanta participación pero se ve que había ganas después de años sin actividad vecinal”, concreta Modesta. “Hay personas que no se conocían antes de participar en esas clases así que la asociación recuperó todo su sentido”, apunta Pedro.

 

Fiestas populares y graffiti

  • En 2017 comenzó la recuperación de las fiestas: la de San Antón (a más popular) de 17 de enero , es una cena delante del local social (al pie de la capilla de San Mauro) con música tradicional de grupos de la escuela municipal de música.

 

  • La fiesta de San Xoán de 24 de junio se celebra desde ese año delante de la iglesia parroquial (dedicada la ese santo del comienzo del verano) y cambiaron las sardinas por churrasco y vino de la casa, tradicional en Barbadás. También volvió el magosto del otoño, y la reunión se celebra en el local social con música de gaitas.

 

  • El 2020 la actividades comunitarias fueron canceladas por la pandemia de COVID pero sí se hizo un homenaje a las rianxeiras de la aldea con un gran grafitti en el muro de la curva de Soutovello, pintado por Camilo da Silva. En 2021 se rematarán las pinturas en el muro para homenajear al vino, y a vecinos populares en el entorno, antes del verano. El proyecto es finalizar el muro que ya homenajea, en una parte, a las rianxeiras y a María Carril por ser una de ellas.

 

  • Esperan poder retomar la Andaina solidaria anual que hasta ahora se destinó a personas con dolencias como esclerosis o cáncer e invitan a todos los vecinos y vecinas del ayuntamiento a participar en las actividades organizadas por la asociación que junta en este momento a 60 familias.

 

Senda de Mourián a la Boutureira

  • En este 2021 la asociación comenzó a trabajar con el ayuntamiento en el proyecto de recuperar y señalizar el sendero que sale de la aldea abandonada de Mourián y pasa por el entorno de la aldea de los Muíños, por el “pozo redondo”, la cascada del Pisco, O Pontón y llega hasta la Boutureira.

 

  • Todo el trayecto irá por la orilla del río Barbadás, llamado también Muíños, Villaescusa… El equipo técnico busca soluciones para pasar de una orilla a la otra para sortear peñas derribadas y zonas afectadas por la carretera de Celanova, que cortó el camino viejo hacia Bentraces
    Asociación veciños Barbadás
    Foto: Rosa Veiga
  • “Ese tramo del río cuenta con viejos caminos ahora cortados, y se utilizó siempre como zona de baño en verano, así que propusimos mejorarlo y aprovecharlo para dinamizarla zona” recuerda Modesta. Además, en los meses pasados aumentaron las personas que caminaron por ella.

 

  • Pedro apunta que en las aldeas abandonadas de Mourián y Muíños hay casas que podrían acoger alguna actividad de atención a paseantes, bañistas y sendeiristas. No hay nada previsto por el momento, segundo explican, pero animan a quién quiera dar ánimo la esa posibilidad.

CONTENT-CAT.1620944762

“Por las tierras devastadas del Barbaña”

23/04/2021

“Por las tierras devastadas del Barbaña”

Crónica diario La Región, 1945.

  • Oliva Cid González atendió una de las tiendas que hubo en la aldea de Barbadás hasta los años 70, y en la que estuvieron también  su hermana Basilisa, y antes sus padres Jesusa y Manuel.

 

  • Tras el cierre, la tienda de la actual calle Dámaso Montes, o calle  do Regueiro, pasó a vivienda familiar. En ella  apareció, entre viejos papeles de Oliva, el testimonio de un sonado suceso.

tenda Oliva Barbadas

  • Se trata de la  riada que llevó por delante vidas, casas, puentes y molinos desde Cartelle hasta  Ourense, pasando por Barbadás, en la  media noche del 14 de julio de 1945. Un cronista (sin identificar) lo contó en el diario La Región 18 días y 25 muertes después.

 

  • En lugar de la entrevista semanal, en esta ocasión va la  transcripción completa de esa crónica. En las próximas  semanas publicaremos  entrevistas a varias personas testigos de aquella  catástrofe en las  aldeas de Muíños y O Pontón, bañadas por el río que se desbordó.

 

  • Aquí está la  crónica de aquellos días recogida en la página 3 del periódico del 3 de agosto de 1945, quizás algo larga, pero pensamos que merece la pena:
(Transcripción literal)

Por las tierras devastadas del Barbaña


Nada puede suplir lo que se llama “vista de ojos”. Todos los relatos e informaciones acerca de la riada tenían que ser menos elocuentes que la observación directa de sus efectos.


Por eso hemos ido a verlos. Fuimos siguiendo río arriba hasta Pontón, por la margen de la corriente, vuelta a su curso normal en tiempo de estiaje. Corriente no es la del Barbaña. Se viene atribuyendo al Barbaña el desbordamiento. Realmente no es así. Aquí, en la capital, fue sin duda el Barbaña el que se vio enfurecido, pero el agua no venía del brazo de la Rábeda, que es el verdadero Barbaña, sino del de Barbadanes.


Todos los testigos aseguran que la gran masa de agua procedía de Loiro.


Subimos, río arriba, por tierras arrasadas. En unas, tan sólo se observaba la vegetación abatida contra el suelo, maizales aplastados y peinado como la cabellera de un pollo que sale de la peluquería, huertas segadas y afeitadas por completo.


Algunas tierras estaban cubiertas de un depósito, al parecer arcilloso, unas veces, húmedo aún; nuestras pisadas dejaban en él huellas profundas; otras veces el sol resquebrajaba el depósito reseco en grietas de una geometría casi uniforme; otras, la superficie estaba menudamente rizada como la del agua por la brisa.


Aquellos eran los lugares más favorecidos. En otros el agua había arrastrado toda la tierra laborable, dejando al descubierto el sábrego o la peña.


Llegamos a una floresta donde la relativa espesura de árboles había resistido muy bien el impulso del desbordamiento. En cambio, en los pequeños macizos, se habían detenido montones de troncos y ramas arrancados de más arriba, en cantidad enorme, mezclados con vigas y despohos de edificios. Los paisanos conocen uno por uno todos los árboles arrancados y saben a quien pertenece cada uno de los enormes troncos que yacen al pié de la arboleda inexplicablemente respetada. Son troncos y ramas mucho más voluminosos que los que aquí encontramos en pié, en este paraje llamado Enxido (Barbadanes) y que dan idea de la tremenda violencia de la riada.


Desde allí cerca, nos acompaña un señor de Barbadanes, que nos explica minuciosamente todo el camino.


Hay un ensanchamiento del valle que se divisa desde la carretera, pero es necesario seguir por la orilla del río para darse cuenta de lo que allí ha ocurrido.


Toda aquella parte llana eran, el día antes, huertas y prados de una gran frondosidad y riqueza; un verdadero jardín, “un rosal”, como alguien nos dijo cuando volvíamos por la carretera. Pues bien, de aquello no queda nada. La tierra, antes verde y fecunda se halla enteramente cubierta  por un aluvión de arena y de enormes pedruscos, que la han convertido en un enorme canchal.


Cuanto hemos leído en los libros de geología, acerca de la obra de los glaciares, de las morrenas terminales y laterales, de la formación de los aluviones, de los efectos de la erosión y el desmoronamiento o “derrubio” en las montañas, se nos viene a las mentes.


Los bloques de granito depositados en las márgenes o en el lecho del río son de un tamaño enorme. Algunos están al pie de los macizos de los que han sido desgajados, rotos ya por las diaclasas y acabadas de desprender por la crecida.


Pero otros han sido acarreados desde muy lejos, de cerca o de más de un kilómetro, por el ímpetu de la corriente.


Es asombroso, pero es así. Los ribereños del río saben exactamente donde se hallaba cada uno de ellos, y pueden indicar con toda precisión su procedencia.


Desembarazar las tierras de aquella acumulación de bloques graníticos es empresa que consideran imposible.


Nuestro guía nos va indicando este y aquel lugar: –Aquí había un molino, aquí había un puente… No queda ni la más leve señal de molino ni de puente.


Todo lo más, una muela o un pie de molino, perdido entre los inmensos pedruscos acumulados en montones.


El curso del río estaba lleno de puentes y molinos. Todos han desaparecido. Allá arriba, a la altura de un segundo piso, queda un trozo de muro, con una puerta, de uno de ellos, y dos canzorros de piedra en el aire.


En un estrechamiento del río entre roquedos, entrechamiento que ha debido contribuir mucho a aumentar la violencia de la corriente desbordada, se ven los asientos de algunos bloques desprendidos.


De los molinos y puentes que desaparecieron, muchos, en opinión del acompañante, persona que conoce perfectamente todos aquellos lugares, y a los dueños de cada uno de aquellos molinos, que dieron nombre al río, no volverán a ser reedificados.


Nuestro acompañante, como otros muchos vecinos que encontramos en las tierras afectadas por el desbordamiento, cuando lo encontramos, se hallaba en una tierra suya, ocupado en el intento de remediar en algo los daños, y se dirigía a Pontón, a ayudar a los trabajos que allí se realizan.


Realmente, es notable, edificante y consolador, y se presta a instructivas reflexiones, el ver a las gentes trabajando en las tierras devastadas. Desde el día siguiente andaban allí, enderezando las cañas del maíz, las coles, rompiendo y plantando las fincas en las que se puede hacer esto, quitando de otras arena y piedras manejables, preparando muros, con la obsesión en todos de dejar las cosas en el ser y estado en que se hallaban antes del desastre.


Por un lado, esta es la persistencia incansable del trabajo humano del cual son héroes ejemplares nuestros paisanos, oponiendo la abnegación y el ingenio a la fuerza brutal de los elementos.


Por esto, es el orden eso que llega (¿) de una manera natural y casi instituntiva contra el desorden, la vida reaccionando contra la muerte.


Al día siguiente de una catástrofe que parece debiera dejar a las gentes aterradas y casi incapaces de reacción, el trabajo y el amor a la vida recomienzan insistentes e invencibles.


Lo más trágico nos espera en Pontón… Ya alguna vez, durante el camino, nuestro guía preguntó a alguien que se cruzó con nosotros:

  • ¿Aparecen?
  • -¡Non!

 


Se trataba del cadáver de un vecino arrastrado por la corriente.


Pontón se encuentra asentado en suelo roquizo, sobre una vuelta del río, en posición dominante. Parece mentira que las aguas pudieran llegar tan arriba. Allí el río subió de nueve a doce metros, según las opiniones delos allí reunidos.

 
Está allí todo el pueblo, ante una casa de la que apenas queda una de las paredes, un muro de perpiaño, que da a un camino. Por una de las ventanas de este muro, los vecinos, con el agua cerca de las rodillas, salvaron a todos los habitantes, ya desesperados, salvo un anciano, que desapareció.


Esperaban a nuestro compañero, porque están trabajando en el desescombro de lo que fue interior de la casa, con la terca esperanza de encontrar allí el cadáver del anciano.


Sin embargo, son muchos los que desconfían de hallarle, suponiendo que la víctima fue arrastrada por las aguas.


Se discute con largas explicaciones acerca de la disposición interior de la casa, el lugar en que se encontraba el desaparecido, la dirección de la corriente.


Más explicable es el nivel alcanzado por las aguas en aquel lugar. Hay allí la confluencia de un arroyo que viene de Sobrado, con un lecho bastante alto y que desciende rápidamente para unirse con el llamado de los Molinos, dos Muíños, que fue el causante principal de la riada. Las aguas desbordadas también de este arroyo de Sobrado, al encontrarse con el obstáculo de la corriente principal, tendían a retroceder y subir, y fue el modo de que anegasen el pueblo con empuje tan violento, que se llevaron por delante varias casas. Una de ellas, convertida en un cajón de piedra, colmado tan solo de escombros, es la que figura en el dibujo.

ilustracions La Región 1945
En medio de la calma, de la aparente indiferencia aldeana, de la resignación congénita de las gentes, todavía dejan traslucir, hombres y mujeres, el horror y el terror de aquella noche.


Es una opinión curiosa y pasmosamente acertada la de los que dicen que si en vez de ser de noche hubiera sido de día, el pánico hubiera sido irresistible, y se hubieran causado muchas más víctimas, no solo por haber sorprendido la súbita furia de las aguas a muchas gentes en sus tierras, sin tiempo para ponerse a salvo, sino que el efecto psicológico, al dejarles la luz darse cuenta de la magnitud del cataclismo, hubiera sido tan atroz, que muchos se hubieran quedado incapaces de reaccionar y de tomar medidas, no ya en socorro de los demás, sino ni aún en defensa propia, y hasta hubiera habido quien se dejase arrastrar enloquecido por las aguas.


A nosotros, hombres de la ciudad que, aunque trasnochadores, no estamos familiarizados con la noche, sino con un día artificial, nos impone más la oscuridad y nos figuramos que una catástrofe nocturna debe ser más terrorífica. Para los aldeanos, acaso sea lo contrario.


Emprendimos la vuelta, nos despedimos de nuestro amable guía, a quien tantas noticias y explicaciones debemos, sin olvidar su generosa hospitalidad y excelente vino, por todo lo cual dejamos aquí expresada nuestra gratitud, y caminamos por la carretera, con el buen ánimo que comunica el ir cuesta abajo.


Cuantas personas encontramos a nuestro paso nos hablaban de lo mismo …Con una emoción de lamento y nostalgia, recordaban el esplendor de las vegas inundadas: las pingües huertas, principales abastecedoras de “rianxo” para la capital, los lozanísimos prados que daban huerta todo el año para el ganado, los viciosos maizales de elevadas cañas y enormes mazorcas..


Era un rosal….
 

CONTENT-CAT.1620944762

La gran familia de A Valenzá en el bar “A Farola” de Teresa

16/04/2021

La gran familia de A Valenzá en el bar “A Farola” de Teresa

Emprendemento en Barbadás

  • Teresa Rodríguez Álvarez abrió en 1983 un bar en A Valenzá, al pie de una farola.

 

  • Toda  su familia se instaló en un  edificio en obra que fue de los primeros en la finca Vaamonde. Su hijo fue el  primero en registrarse en el ayuntamiento con Eloi Sabuz (un vecino que muchos recuerdan con cariño por su  atención y ayuda en trámites burocráticos).

 

  • El bar “A Farola” abrió en la calle A, la primera urbanizada. En el  resto de A Valenzá, según recuerda Teresa, estaban abiertos “O Carrabouxo” y el “Tufo”, uno en cada extremo del pueblo. Su marido José Luis trabajaba en la Citröen, en el polígono industrial, y “un sueldo no llegaba para mantener una familia y una casa a medio hacer” así que planteó en  casa que quería trabajar.

 

  • “Hablamos con el aparejador preparar el bajo pensando en un  bar, porque no había ninguno en esta zona nueva, aunque yo  de bares no sabía nada”, y recuerda la  presencia continua de su cuñada Carmen, para ponerlo  en marcha y atenderlo.

 

  • A partir de la inauguración el 20 de febrero de 1983, Teresa comenzó a tener una gran familia. Hermanos, cuñados, marido e hijo, comenzaron a añadirse; Julia, la da tienda que ya llevaba años abierta a pocos metros, y nuevos vecinos y vecinas con los que aún  comparte la peña de A Farola, que recuperará encuentros tras la pandemia.

 

  • “Desde el  primer momento, este bar fue el  salón de la  casa para muchas familias porque en él celebramos cumpleaños, chocolatadas en Navidad, parrilladas en los carnavales….”. Recuerda también celebraciones de partidos de fútbol con empanada, tortillas y  chorizo para todos, los 110 chupa-chups que dio a un grupito  de Samaín que llegó con “truco o trato”… “Aquí  se celebraba  todo y la cafetería estaba siempre llena de niños y niñas”, asegura.

 

  • En 44 años solo cerró  por el fallecimiento de sus padres y suegros, y un día para celebrar la primera comunión de su hijo, José Luis. “Y aún ese día, abrimos por la tarde, porque teníamos la fiesta en el bar y muchos amigos y vecinos comenzaron a pasarse después de la comida  para felicitarnos, y abrimos para atenderlos”, explica divertida.

 

Cinco años sin agua ni luz

  • En los primeros años, el agua llegaba en garrafas y cisternas para la casa y para la cafetería, y la luz fue de obra durante años, hasta la llegada de un transformador para  nuevas construcciones de la zona.

 

  • Las obras de la carretera de  Celanova fueron la primera gran oportunidad para el bar de Teresa y se fue llenando de trabajadores y jefes llegados de Madrid. “La oficina estaba cerca y entre las 7,30 y las 22,30 los desayunos, comidas, cafés y partidas fueron en este bar”.

 

  • “Nosotros vinimos de Gomesende pero aquí vivimos también como en un pueblo, y siempre tuvimos ayuda y apoyo de todos, como en aquellos  sin luz ni agua”, y relata que en el  Carrabouxo tenían nevera para los congelados y a ella se los vendían al detal porque no tenía luz para una nevera, ni en la casa ni en el bar.

 

Habrá fiesta de cierre

  • La pandemia obligó al cierre total el 13 de marzo de 2020, y desde esa, “La Farola” abrió intermitentemente hasta que decidió cerrar  definitivamente.  El negocio se traspasa y  Teresa asegura que cuando reabra habrá fiesta por su cierre.

 

  • “Tengo mucho que agradecer y celebrar con las personas que siempre estuvieron por aquí”, y así lo anuncia para quien quiera unirse  a ese encuentro, en cuanto sea posible.
Teresa Rguez, propietaria bar "A Farola" en traspaso por xubilación. A Valenzá (Barbadás) 11/04/21 Foto Rosa Veiga
Teresa Rguez, propietaria bar “A Farola” en traspaso por xubilación. A Valenzá (Barbadás) 11/04/21  – Foto Rosa Veiga

 

CONTENT-CAT.1620944762

Juan Carlos Forneiro lleva 38 anos investigando la historia de Sobrado

09/04/2021

Juan Carlos Forneiro lleva 38 anos investigando la historia de Sobrado

Emprendemento en Barbadás

  • Forneiro Casas es psicólogo y siempre tuvo facilidad para estudiar Historia pero fue la Antropología a que lo llevó a interesarse por el Patrimonio y Historia de Sobrado del Obispo, pueblo en el que nació y vive, en la misma casa en la que lo hicieron antes sus abuelos y sus padres.

 

  • Juan Carlos estuvo en Veiga de Nostre, en un pueblo de montaña en el ayuntamiento de Campobecerros, bajo la tutela académica del antropólogo Antón Hidalgo Santamariña y de vuelta a su casa quiso “hacer el mismo con Sobrado”.

 

  • “Comencé a grabar canciones y panxoliñas en las cocinas” y desde el año 1983 recoge información “por puro placer” en el Archivo General de Simancas, en el Histórico Provincial de Ourense, en el Histórico de Galicia en A Coruña, en el Archivo Diocesano. En todos cuenta ya con colaboradores que son de Sobrado o conocen la sus búsquedas.

 

  • “Empecé a buscar información por curiosidad, y las charlas con mi vecino Requeno (Antonio Vázquez Conde), ya fallecido, siempre me dieron ánimo para seguir”. Por encima, su amigo le pidió que se animara a escribir un libro, y así lo hará… en breve.

 

  • La publicación comenzará en el histórico coto de Louredo (situado entre santa Uxía y varios pueblos del ayuntamiento colindante de Toén) porque la primera reseña histórica de Sobrado del Obispo está en la documentación del traspaso del coto de Louredo al obispo de Ourense en 1133, por orden real.

 

  • La ciudad de Ourense había sido arrasada por los normandos antes de 1022 y Alfonso VII (hijo de doña Urraca) quiso restablecerlo coto del obispo por lo que lo amplió cuatro veces en ese año, a costa de territorios que hoy están en los ayuntamientos colindantes, y mismo Bentraces, Sobrado, Moreiras, Barbadás, A Valenzá, Piñor y Reza, hasta el Castelo de Louredo y la iglesia de San Martiño de Loiro.

 

De territorio de ampliación a sede episcopal

  • La palabra sobrado se refiere la un desván “o parte alta” y hay 13 pueblos con ese nombre en la provincia. Nuestro Sobrado se refiere la parte alta de la ciudad de Ourense. Pero el nombre se hizo más largo en el siglo XVI.

 

  • “Sobrado pasó a ser para los obispos de Ourense el lugar de residencia en verano, como lo es Castel Gandolfo para los Papas”, relata.

 

  • El primer obispo que escogió ese lugar para residir fue Francisco Blanco Salcedo que mandó construir el pazo de la Mitra para vivir y como sede episcopal y huir así de las pestes y de la falta de higiene en las calles de la ciudad.

 

  • Blanco Salcedo fue obispo de Ourense entre 1556 y 1565, y el pazo en Sobrado fue sede y residencia hasta que se abandonó en el siglo XVIII. Aun fue reconstruido por el obispo Francisco Eura , pero en ese mismo siglo, Sobrado alternó como residencia episcopal con Santa Marina de Augas Santas.

 

  • Para Forneiro, el pazo de la Mitra articula toda la Historia de Sobrado, a pesar de ser abandonado de nuevo y derribado trala desamortización de Mendizábal en 1836. Pero aun fue hospital, escuela, refugio de liberales y convento diente 1939, para una congregación de religiosas. A comienzos del siglo XXI quedó vaciamiento y cerrado. Conserva la fachada con los escudos de los obispos Blanco Salcedo y Eura.
JUAN CARLOS FORNEIRO CASAS. . Foto: Rosa Veiga 04/04/2021
JUAN CARLOS FORNEIRO CASAS.  Foto: Rosa Veiga 04/04/2021

Topónimos y crímenes

  • Los 13 capítulos de su libro serán espacio para la historia, patrimonio, leyendas, bandas de música, fútbol, restauración de topónimos…

 

  • “Ahora conozco y podré recuperar muchos nombres de lugares del pueblo y aledaños, pues algunos están hoy cambiados y sin sentido, pero son siempre variantes de los originales que ya se usaban en el siglo XIII”.

 

  • Entre esos topónimos “adulterados”, Juan Carlos cita la plaza conocida cómo “Acha do Souto” que en origen era “A Chá do Souto” (un espacio llano en un soto), en la que había varios cruceros que ya no existen. Otros como “ Menfestada” de camino cara el campo de fútbol, que en realidad es “Enfestada” (lugar con agua encorada), o “Frontilleiro” que en origen es “Horno Telleiro” (horno en el que se hacen tejas).

 

  • El libro tendrá también referencias a bandas de música, equipos de fútbol y acontecimientos del pueblo. Juan Carlos recuerda uno en especial: el asesinato de una niña de 4 años, en abril de 1914, para “sacarle la sangre y transfundírsela a una vecina enferma de tuberculosis”. El cuerpo de la niña se encontró en un monte comunal después de que los pueblos de todo el entorno se echaran al monte durante 4 días para buscarla.

 

  • “Me impresionó la crueldad y brutalidad del ocurrido, descritas en los documentos del juicio, en el que hubo varios acusados pero finalmente exculpados, porque eran inocentes”, según el investigador. El caso se conoció en toda España y desató una ola de terror a dejar que niños y niñas salieran de la casa y en las ferias se cantaron coplas de ciego con el acontecido en Sobrado.

 

  • El libro podría quedar finalizado en este 2021 y en caso de llegar a publicarse, el autor piensa donar todos los beneficios a actividades culturales desarrolladas por la asociación cultural “Puerta de la Cadena” y por la coral “Voces e Cuerdas”, de su pueblo.

 

  • Juan Carlos trabaja como Psicólogo General Sanitario, es diplomado en Criminología, perito judicial y orientador escolar. Colabora que asociación “Amigos del Patrimonio de Toén” y espera que su libro dé ánimo a personas y grupos de Barbadás para interesarse por el Patrimonio que abunda en el municipio y no es conocido.

 

CONTENT-CAT.1620944762

Merche implantó un “Kibú” con café y tienda de ropa

02/04/2021

Merche implantó un “Kibú” con café y tienda de ropa

Emprendemento en Barbadás

  • Mercedes Dorado Gómez decidió en 2001 abrir en la Valenzá una variante de un “kibutz”, que en hebreo es un lugar comunal, un espacio para reunirse. Ella inventó un nombre más sencillo y un local pensado para la juventud de Barbadás, en el que ahora atiende cafetería y tienda de ropa.

 

  • En enero la cafetería cumplió su 20º aniversario y la tienda de ropa hace 4 años en este 6 de abril, así que Merche hace recuento del tiempo transcurrido y recuerda que se estableció en la Valenzá en 2001 recién llegada de Suiza, donde había emigrado dos años antes “y a donde solo pensaba  volver”.

 

  • Ella y su hermana Olga decidieron abrir la cafetería “ Kibú”  para la juventud de un barrio en pleno desarrollo y “lleno de gente joven”. Ese fue el comienzo de su vida emprendedora en la hostelería, y atribuye esa capacidad su familia. “Mi padre fue profesor en Venezuela, abrió una frutería allá y cuando volvió a Verea abrió en su pueblo un establecimiento de ultramarinos que atendió que mi madre Mercedes hasta hace 15 años; ellos son mis referentes”, y recuerda que el los años 80, el padre fue alcalde de su ayuntamiento.

 

  • Entre sus 5 hermanos se mantienen los antecedentes: ella misma, su hermana Olga (que trabajó con ella 13 años) y otros que hoy están hostelería, construcción, agricultura ecológica … “Mi padre, Antonio, era comerciante, muy honrado e innovador y además de la familia, dejó un legado de miles de árboles plantados por él, a los que consideraba sus segundos hijos; por su parte, mi madre me enseñó que siempre hay que tener un plan A y un plan B”, recuerda.

 

  • Compró el bajo que hoy ocupa el café-tienda cuando el edificio estaba en construcción y, junto con su hermana, organizó conciertos, desfiles de moda y encuentros originales para jóvenes  en los que la gran participación las animó a sortear, entre otros, un viaje a Cabo Verde.

 

  • Después de tres reformas, el local mantiene un ambiente “entre clásico y moderno” con mucha madera en paredes y mobiliario. En ese aspecto fue fundamental el trabajo de Pablo Freire, sobrino de Olga, que talló en madera un mural gigante colocado en el espacio interior, otro en la tienda de ropa y un tercero en la entrada de la cafetería. Esos murales son un motivo más para visitar este “ coffee- shop”.

Nuevas ideas desde Londres

  • En un viaje otoñal a Londres, conoció una cafetería en la que se vendía lencería.
    Pensó como adaptar esa opción a su local y decidió reformarlo para canjearlo almacén en “rincón” ocupado por una tienda interior. También abrió un pequeño escaparate hacia calle con algún modelo de ropa de mujer “casual y juvenil”. Y así inauguró el nuevo espacio el 6 de abril de 2017.

 

  • Para conmemorarlo en las actuales circunstancias sanitarias y con las precauciones por la  pandemia, Merche hará descuentos especiales en la ropa que venda el martes 6 de abril, sin fiesta. Para las dos partes de su local tiene plan B: en la cafetería lleva unos meses con entrega de desayunos a domicilio y en la tienda proyecta abrir web para venta online.
Merche Dorado - Kibú Foto: Rosa Veiga
Merche Dorado – Kibú  –  Foto: Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

Emilio trajo desde Caracas el “Chicote” de Barbadás

26/03/2021

Emilio trajo desde Caracas el “Chicote” de Barbadás

Emprendemento en Barbadás

  • Emilio de Francisco de Jesús emigró en 1983 como hicieran poco antes otros vecinos y vecinas suyos de Gorgua (Padrenda). Encontró su primer trabajo en la capital de Venezuela, en el  restaurante/marisquería “Chicote”, de Caracas.

 

  • Fue mi primera oportunidad para trabajar allí y me  trataron  muy bien así que cuando volví, puse ese nombre a mi   primer restaurante como agradecimiento a Benito Álvarez que fue el que me echó una mano cuando lo necesitaba”, relata.

 

  • En la emigración, Emilio vivió también en Maracaibo donde abrió, con dos socios, un bar/panadería y una tasca llamada “O Picoteo”. Con Adao de Souza Barbosa y José Pinheiro mantiene esa sociedad, pero hace 22 años que Emilio decidió volver y “comenzar una nueva vida”.

 

  • Estableció  su casa en As  Lamas, trabajó en el  bar “Picoteo”y  abrió en A  Valenzá dos  tiendas tipo “todo a cien” llamadas “Regalart” que cerró cuando “llegó la  competencia de los bazares chinos”.

 

  • “Por la mi experiencia, sabía que estar al frente de un restaurante es muy duro y no contaba con hacerlo de nuevo, después de Venezuela, pero el dueño del  local “O Padriño” de A Valenzá vino a ofrecérmelo  con insistencia, y sorprendentemente para mí, aceptó la contra-oferta que le hice”.

 

  • Hace siete años de ese acuerdo, y Emilio aún  tardó cinco meses en decidirse a abrir, pues  su interés era alquilarlo  para que otra persona abriese el negocio. Pero no apareció nadie interesado y, finalmente,  el que fuera restaurante “O Padriño” pasó a llamarse “Chicote”  (como aquel de Caracas) cuando por fin se decidió a reformarlo y abrirlo él mismo.

 

Menú, tapas y carta permanentes

  • La apuesta de Emilio fue por la cocina “tradicional y típica”, con recetas aprendidas de su madre, que sigue siendo la  persona que consulta para la cocina.

 

  • Para explicar la buena marcha del “Chicote” , habla  de que los platos son abundantes “y se hicieron famosos en Ourense por ese detalle”, pero es  su hija Emily la que dio con el “secreto”: “mucha organización en la cocina”.

 

  • Y así se ofrece un menú que da a escoger cada día entre 7 primeros y 7 segundos (siempre los mismos) y otros especiales como la fabada de los miércoles, los callos de los jueves o el cocido de cada viernes.

 

  • La carta y las tapas también son elaboraciones fijas porque de momento, “si funcionan para que cambiarlas”, asegura Emilio. Las más pedidas por los y las  comensales son entrecot, chuleta, salpicón de marisco de bacalao “a la portuguesa”.

 

  • La “estrella” de  su cocina es el cocido que cada viernes reúne docenas de comensales en la terraza que da a la avenida de Celanova, la que tiene hacia  un lateral y los dos espacios interiores dos que dispone  su local. En estos tiempos de pandemia y precauciones, las mesas están separadas por mamparas.
Emilio - Bar Restaurante O Chicote
Emilio – Bar Restaurante O Chicote
Foto: Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

Maribel Outeiriño: “La revista Nós llevó el gallego a la ciencia”

16/03/2021

Maribel Outeiriño: “La revista Nós llevó el gallego a la ciencia”

Exposición en Barbadás

  • El apellido Outeiriño es ese que, en Ourense, sigue a nombres como Maribel y La Región, y acompaña la historia de la ciudad por lo menos desde 1910, año de la fundación del periódico.

 

  • En la vida de Maribel es el momento, según nos cuenta, de hacer solo lo que le apetece, y ya le tenía ganas a organizar esta exposición que recorre villas y ciudades de la provincia, para recordar que la revista Nós cumprió 100 años en octubre de 2020, y para relatar lo que sus autores tuvieron con Ourense, con La Región, con Galicia y con el resto del mundo.
Exposición Nos en Barbadás
Exposición Nos en Barbadás. Foto: Rosa Veiga
  • “La exposición se me ocurrió, sobre todo, por la relación tan intensa que tuvieron Risco, Otero y Cuevillas con el periódico La Región y con la ciudad a través de sus colaboraciones, igual que en la revista Nós en la que Ourense tiene una presencia fundamental”.

 

  • En esa relación, Maribel tuvo su propio espacio pues fue “muy amiga” de la hija más pequeña de Risco, cuando eran jóvenes y  durante los estudios comunes de periodismo en Madrid.

 

  • “Pasábamos mucho tiempo juntas en su casa de la rúa Santo Domingo, y Risco tenía debilidad por Cruz, esta hija tardía que era fantasiosa y divertida como él, así que nos escribía obrillas de teatro que nosotras convertíamos en función en su casa, con su familia como público”, relata.

 

  • Nunca entrevistó a Risco, pero si a Otero Pedrayo, cuando no había costumbre de hacer entrevistas largas en los periódicos. Creo que fue la primera   que se hizo en Galicia con formato largo, y es muy citada cuando se habla de don Ramón”, detalla.

 

  • Esta es  su primera exposición como comisaria y tras estrenarse en la calle del Paseo de Ourense, ya estuvo instalada en las calles  de Ribadavia, Allariz, Xinzo de Limia y Barbadás (donde remata el martes 16 de marzo), y seguirá por Carballiño, O Barco de Valdeorras, campus universitario y donde sea demandada.

 

  • En el campo periodístico y literario, es autora  de una biografía de Lauro Olmo, 2 guías de la Vía de la Plata (en sus  variantes de Puebla de Sanabria-Santiago de Compostela y Sevilla-Santiago de C.), también escribió un libro sobre la publicidad de las empresas de Ourense. Entre  sus proyectos está un libro sobre Oseira y sus  propias memorias.

 

Nós en Ourense, en Galicia, para el mundo

  • Entre otras cosas, en los 9 cubos de la exposición diseñados por Xurxo Baca, Maribel quiso recordar  que la revista Nós fue ideada por el orensano Antón Losada Diéguez,  desarrollada  por Vicente Risco, sobre todo, e impresa en La Región, en el  caso de los primeros 15 números y se dice de ellos que  son los mejores desde todos los  puntos de vista.

 

  • La impresión, tal como narran los paneles de la exposición, marchó despues para A Coruña porque Risco “se fue desentendiendo de la publicación, mientras que el grupo coruñés no estaba por la labor de hacerse cargo de todo lo que había que hacer, y el dinero se acabó, con una deuda con el Banco de Vigo”.

 

  • En las visitas guiadas que la comisaria hizo con escolares de Barbadás, les explicó  que los autores de la revista eran personas que estudiaban mucho y que estaban siempre interesados en todo lo que pasaba en el mundo. “Con sus escritos, llevaron la lengua gallega al mundo de la investigación y la ciencia, porque hasta ese momento, era considerada como lengua poética y dulce, solo utilizada en literatura”.
Visitas guiadas exposición Nos
Visitas guiadas exposición Nós. Foto: Rosa Veiga
  • “Los artículos de geografía, etnografía, arqueología… tienen todavía trascendencia, por ejemplo, el método de trabajo de Florentino López Cuevillas en sus investigaciones arqueológicas, está vigente hoy”.

 

  • Los artículos científicos están acompañados, en cada número, con otros literarios y con dibujos de los propios autores, diseños de portadas y cabeceras de Castelao, pero también con aportaciones de ilustradores orensanos Cándido Fernández Mazas, Xaime Prada y Manuel Méndez (al que Maribel llegó  a conocer personalmente) y otros como  Farruco Lamas, Prieto Nespereira, Díaz Baliño, Castro Gil, Maside, Seoane, Xurxo Lorenzo, Pintos Fonseca, Bernardino Vidarte…

 

  • “Hay pocas fotos porque solo Cuevillas debía tener cámara para su trabajo, los demás dibujaban, incluido Risco, y también algunos de esos dibujos están en la exposición itinerante”.

 

  • “Eran personas muy reconocidas en la ciudad, porque la cultura se valoraba mucho en aquel momento, y eran abiertas, complejas, hambrientas por hacer de todo y saber lo que se hacía en el resto del mundo”, resume Outeiriño.

 

Los aniversarios de Nós

  • El primer centenario de la revista Nós llevó a la calle y a la  Cidade da Cultura de Galicia sendas exposiciones sobre su historia y significado. Desde ahí, se seguirán viendo por villas, ciudades e instituciones de toda Galicia. También se estrenó  en octubre de 2020 la digitalización de todos los  números de la revista.

 

  • En 1970, el 50 aniversario conllevó la edición de un número especial, el 144, a cargo de la Real Academia Galega, en el que otros intelectuales hablaron de la publicación.  Xosé Ramón Fernández Oxea “Ben-Cho-Sey” hizo un índice de autores y temas de toda la revista, se editó una  versión “facsímil”, se editaron las cartas intercambiadas entre Vicente Risco y Antón Losada Diéguez y un libro de Victoria Carballo Calero sobre las ilustraciones de la revista.

 

  • “Esas cartas son la mejor fuente para documentarse sobre el funcionamiento de la revista”, recalca Maribel, “y estuvieron acompañadas por la edición de un libro de Victoria Carballo Calero sobre los ilustradores”.

 

  • La exposición itinerante comisariada por Maribel comienza con la  primera portada de la revista, diseñada, como todas, por Castelao. “Es muy minimalista, fiel al momento en el que se hizo, muy limpia visualmente, y la mantuvo en varios números”.

 

  • En su investigación alrededor  de las ilustraciones en Nós,  Carballo Calero destaca que Castelao “estaba muy al día de lo que se hacía en el mundo del diseño, pero los contenidos etnográficos y galleguistas acabaron acaparando su atención y de ahí salieron esas otras portadas, más cargadas de dibujo y simbología”, relata Outeiriño.

CONTENT-CAT.1620944762

El empresario Alejandro Cruz tiene en Parada el mejor lugar del mundo

12/03/2021

El empresario Alejandro Cruz tiene en Parada el mejor lugar del mundo

Emprendimiento en Barbadás

  • Alejandro Cruz Iglesias nació en la casa de su madre en Bentraces, cuando sus tíos eran caseros del pazo (hoy ) .

 

  • Y para vivir con su familia escogió la casa familiar de Parada que para él es el mejor lugar del mundo.

 

  • Cuando tenía 3 años los padres emigraron la Holanda y quedó con sus tíos y tuvo unos años de vida agradable en Bentraces, de la que recuerda una chimenea “descomunal” en el interior de la casona, y una avenida de frutales que llegaba a una capilla, que entonces se utilizaba de cuadra.

 

  • “Bentraces es precioso y tenía más vida cuando yo era pequeño”, lamenta, y relata la fiesta de San Benito de su infancia, un 11 de julio, con los corredores llenos de personas mayores que escuchaban las bandas de música y los juegos en la plaza del Pomar.

 

  • Cuando los padres volvieron de la emigración, se instalaron en Parada, donde su padre trabajaba en el campo mientras su madre lo hacía en la cocina del Hospital de Piñor.

 

  • Los estudios, primero en el Seminario de Ourense, después en el IES del Couto (de aquella en los edificios del antiguo hospital que hoy son despachos del campus universitario) y finalmente Capacitación Agraria.

 

  • Los lugares de su vida están en pocos kilómetros pero fueron variados. Desde los 23 años trabajó en el servicio de Recaudación del Ayuntamiento de Ourense, fue celador en el Hospital de Piñor durante 6 meses y pasó otros 3 años en una fundición de aluminio del polígono de San Cibrao das Viñas.

 

De empleado a empresario

  • Comenzó a interesarse por ser emprendedor, y no empleado, por lo que desde 1995 comenzó a hacer lacado de perfiles metálicos, primero en una nave de 200 metros cuadrados en Parada que en dos años se quedó pequeña para toda la demanda que tenía.

 

  • Se instaló en una nave mayor en el polígono Barreiros con el nombre de Lacados Miño, y allí sigue con una media de 6 trabajadores, sin que el sector se viese afectado por la pandemia… pero con más responsabilidades pues desde hace 14 años preside la asociación de empresarios del polígono.

 

De empresario a gestor

  • Su llegada a la presidencia cuadró con la construcción de dos nuevos víales de acceso a la zona industrial pero las mejoras siguieron y comenzaron a atraer a empresas sobre todo del sector del automóvil, gracias a buena comunicación con la  A52 y ahora con el nuevo enlace hacia el polígono de San Cibrao.

 

  • “Cuando llegué que mi empresa, en este polígono había talleres, otros servicios y poco más, pero ahora tenemos concesionarios, restaurantes y un centro de ocio”. Hay un centenar de empresas, de las que la mitad están asociadas, “y abren y cierran varias cada año y tenemos demanda de terrenos para otras nuevas”, añade.

 

  • Habrá cambios y espera que se cambie la catalogación el polígono, actualmente “comercial” para ser “industrial”.

 

  • Respecto a su proyecto empresarial, tiene la esperanza de contar con relieve generacional, pues su hijo está implicado como ély el futuro de la empresa ya queda en su mano”.

 

  • Después de vivir en Ourense, hace años que volvió la Parada, a la casa que era de sus padres, porque prefiere la vida del pueblo, tanto en el núcleo alrededor de la plaza de la fiesta como nos paseos por la zona de Sano Benito de Cova de Lobo.

 

  • Recomienda la vida allí y deja caer en la entrevista que en este momento hay casas en venta.

CONTENT-CAT.1620944762

La cuarta vida de Silvia Alonso

06/03/2021

La cuarta vida de Silvia Alonso

  • En la  casa familiar de Silvia no valía lo de “mamá, quiero ser artista”, así que se enfocó a  “campos más seguros” y fue gimnasta, lo que en su  infancia supuso formar equipo con las grandes del momento como Marta Bobo y Pino Díaz, y con ellas estuvo en la  Selección Española B en competiciones internacionales.

 

  • “Mi padre era melómano así que fue normal para mí vivir con la música y estudiando en el Conservatorio obligada por la familia, y recuerda  esa combinación de deporte de competición y música que la llevaron a “ejercitar la capacidad de superación, la disciplina y el saber seguir cuando algo no sale bien”, y a escuchar todo tipo de música cada fin de semana.

 

  • Esa fue  su primera vida, según relata, y tras ella llegó la edad universitaria en la  que quería estudiar Arte Dramático “pero el agente financiador no aceptó”, así que optó por la senda familiar, la de estudiar Derecho como hicieran antes padre y abuelo.

 

  • No le resultó difícil compaginarlo todo, su propio padre era abogado y pintaba, tocaba, escribía… así que ella dedicó  su tercera vida a finalizar la universidad, opositar… mientras cantaba  encerrada en su habitación mientras tocaba el piano.

 

Pasión por la Administración local 

  • Los exámenes de oposición la llevaron hasta el  ayuntamiento de O Carballiño, donde estuvo 7 años, y después al de  Boborás en el  que fue asesora jurídica, y esta tercera vida, tal como la denomina ella, la acercó  a Barbadás, donde fue Secretaria General del ayuntamiento  durante 17 años, hasta el 22 de febrero.

 

  • Describe la Administración municipal como “apasionante” porque está en continua evolución “y es la más cercana a las personas, por lo que hay que aprender a improvisar continuamente” para dar soluciones a cada cuestión que surge.

 

  • En esta campo, recuerda el inicio de la  pandemia como “muy intenso” pues estuvo en un  equipo que trabajó durante tres días y noches antes del Decreto de Alarma, para diseñar y redactar un protocolo anti-Covid19 que llevó a Barbadás a ser el primer ayuntamiento en tenerlo listo.

 

  • Seguirá con su profesión en el terreno público, en el vecino ayuntamiento de Ourense donde tomará posesión como Secretaria Municipal el día 22 de marzo.

 

Un bolero fue su inicio como cantante

  • En la celebración de la fiesta de San Martiño de 2014, con amigos de diferentes edades, Silvia se animó por fin, a cantar un bolero delante de ellos, y Daniel Bouzo, uno de los  asistentes, le sugirió  que se dedicara a ello.

 

  • Comencé a estudiar canto en la escuela municipal de Barbadás,  donde el director Juan Manuel Xil Páxaro me propuso un día grabar canciones como recuerdo, y ese fue el regalo que le hice a mi madre ese año”, recuerda el inicio de su  cuarta vida.

 

  • “De ahí salió una primera maqueta ‘Out for me’ con 10 temas que llegaron a emisoras de radio y a muchos oídos”.

 

  • Para Silvia era “divertido” y aceptó cantar para la banda de Ourense “Clepto´s Banda” con la  que debutó en el  café cultural “El Cercano”. Las entradas estaban vendidas 15 días antes de la actuación “se supone que por el morbo”, y en ella ofreció  un repertorio estándar de jazz.

 

  • Admite que le atrae lo que es difícil así que a partir del jazz, a lo que sempre regresa, comenzó a explorar nuevos campos como el pop y el desarrollo de su técnica vocal.

 

 

  • Los detalles de  su exploración y mejoras son innumerables, pero si tiene que escoger cantantes de referencia versionados por ella comienza con Steve Wonder, Areta Franklin, Queen, Morris Albert… también admira a Whitney Houston aunque no piensa versionarla “porque su perfección vocal es insuperable”.

 

Silvia Alonso, exximnasta, cantante, secretaria municipal. foto Rosa Veiga
Silvia Alonso, exximnasta, cantante, secretaria municipal. foto Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

Historias del fútbol en Barbadás (1ª parte)

26/02/2021

Historias del fútbol en Barbadás (1ª parte)

Manuel Morales es parte de la historia deportiva de este concello,

  •  Manuel Morales y su familia personifican una parte de la historia deportiva de este ayuntamiento, centrada en el fútbol en los años 70, como ocurría en muchos otros lugares.

 

  • Su tío materno Senén Padrón López fundó el club de Parada en 1971 y, tal como recuerda Manuel, “un maestro de Parada llamado Jaime comenzó a pensar en construir un campo de fútbol y entre varios, fueron hablando con veciños/as y propietarios/as para que cedieran terrenos”.

 

  • El campo de la Chaira se hizo así, en medio del monte, antes de que hubiese carretera para llegar a él. Sigue abierto y se convierte en campo de reserva cuando el principal, construido en A Valenzá, debe cerrar para cualquier reforma.

 

  • Manuel comenzó a jugar en ese campo de Parada, cuando tenía 15 años, y ya no paró hasta 1991, después de pasar por equipos como el del Pabellón (Ourense), Outomuro, Chantada, Arenteiro, Nogueira de Ramuín y el Lemos de los años 90 en Tercera División, en el que también jugaba su hermano Leopoldo.

 

  • Mientras, en Barbadás, fueron desapareciendo los clubes de fútbol de Sobrado do Bispo, Parada (este en 1997, tras celebrar el 25 aniversario), y más tarde el de Bentraces (en el 2004) para fusionarse en la Unión Deportiva Barbadás, fundada, entre otros, por José Manuel Fernández (presidente) y el hermano mayor de Manuel, José.

 

  • Yo volví a Barbadás en 1994 para entrenar a niños y niñas de 12 y 13 años, primero en el campo de Parada, y a partir del 2000 en el nuevo campo de Os Carrís, que se inauguró en A Valenzá ese año con el primero partido de la temporada de Primera Regional”, recuerda.

 

  • Escogió en 2008 dejar de entrenar “por cansancio”, y para “dedicar toda la ilusión” a coordinar las escuelas deportivas municipales, y eso hizo hasta 2010.

 

  • Las escuelas cuentan con 300 fichas de niños y niñas y con por lo menos dos equipos por categoría y un grupo de 30 entrenadores y monitores para su funcionamiento.

 

  • Todos entrenan en el campo de Os Carrís, cada tarde a partir de las 16,30 y disputan los partidos cada sábado.

 

  • Barbadás tuvo equipo femenino durante 4 años que jugó en Segunda División nacional.

 

El fútbol en Barbadás es algo suyo

  • En el campo de fútbol era lateral izquierdo “con compromiso total” en cada partido, y asegura haberse divertido siempre, aunque las pequeñas dolencias físicas fueron dificultándole el juego.

 

  • “Lo mejor de todo fueron las amistades que fui haciendo y que hoy encuentro en cualquier lugar donde voy”, destaca.

 

  • Hoy Manuel cuida las instalación deportivas de Os Carrís y, cuando las restricciones por la pandemia lo permiten, disfruta viendo los entrenamientos de pequeños  y grandes, entre los que reconoce a hijos e hijas de jugadores que entrenó él mismo en Parada hace años. “Veo lo que pasa en los entrenamientos y en los partidos y siento que ese ambiente es algo mío, como me pasó siempre desde que juego”.

 

  • Tiene una hija que lo acompañó a los  terrenos de juego cuando era pequeña, y un nieto al que no llevó la ningún partido aún porque es pequeño “y para que sea él quien elección se quiere ser futbolista o no”. Manuel solo desea que el pequeño haga algún deporte “pero decidirá él”.
Barbadás, xaneiro 2020. Manuel Morales, ex-xogador e ex-adestrador de fútbol. foto Rosa Veiga
Barbadás, xaneiro 2020. Manuel Morales, ex-xogador e ex-adestrador de fútbol. foto Rosa Veiga
Barbadás, xaneiro 2020. Manuel Morales, ex-xogador e ex-adestrador de fútbol. foto Rosa Veiga
Barbadás, xaneiro 2020. Manuel Morales, exxogador e exentrenador de fútbol. foto Rosa Veiga

Manuel Morales - Concello de Barbadás 245,57 KB
Barbadás, xaneiro 2020. Manuel Morales, ex-xogador e ex-adestrador de fútbol. foto Rosa Veiga

2manolosenen 211,68 KB
Barbadás, xaneiro 2020. Manuel Morales, exxogador e exentrenador de fútbol. foto Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

Carmen Martín Gaite cambió Piñor en ficción e memoria

21/01/2021

Carmen Martín Gaite cambió Piñor en ficción e memoria

Emprendimiento en Barbadás

Carmen Martín Gaite

  • Escribió y vivió alrededor  de San Lourenzo de Piñor, donde hizo  de la literatura “no solo ficción, sino memoria” y  así puede comprobarse en sus  libros, conferencias, artículos y cuentos, con los que formó parte de la “Generación del  Medio Siglo”, la de los años   50, y en los que puso su  “paraíso” en Barbadás en el campo de la literatura, tal como cuenta ella e los que la estudiaron.

 

  • Conozcas o no alguna obra de esta escritora (Salamanca en 1925 – Madrid en 2000), te gustará  saber que era “Carmiña” tanto en los veranos que pasó en  San Lourenzo de Piñor como el  resto del  año en las  casas de la familia en Salamanca primero, y después en Madrid.

 

  • Su madre fue la orensana María Gaite casada en Salamanca con José Martín (de Valladolid y notario en Salamanca y Madrid). Los abuelos maternos, de Allariz, tenía  una finca en Piñor y en ella construyeron una casa en la que la familia pasaba cuatro meses al año (de julio a setiembre) después de un “largo viaje en tren con parada en Astorga, cargados de maletas”.

 

  • Y desde donde esté, intentamos que nos cuente su vida en Piñor, la “patria” de su infancia. A cuatro quilómetros de la ciudad de Ourense, en la que varios de  sus antecesores fueron intelectuales y  creativos en los  años de cambio entre los siglos  XIX y XX.

 

  • Ni Carmen ni su hermana Ana María, fueron al colegio de pequeñas porque el padre no quería llevarlas a colegios religiosos en Salamanca, así que tenían profesores particulares para asistir a clases en casa, también con su padre. Los veranos  de Piñor hasta los años 50, fueron su tiempo de “fantasías” y los paisajes  y personas que conoció, se encuentran en casi todos sus escritos. 

 

Piñor en la literatura

  • “Las verdaderas ataduras son las que uno escoge, las que se busca, pudiendo no tenerlas”, y así resume los siete relatos del libro “Las ataduras” publicado en 1959, protagonizado por Alina, de 10 años, y la relación con su padre. Los espacios de esta obra son paisajes de Piñor, reales o imaginados: As Pipileiras, Ousande…

 

  • En Alina, como en Carmiña, chocaban  su deseo de libertad y el  de no decepcionar a la familia. La misma contradicción que ella pudo vivir con un padre “abnegado y tenaz” u una madre que le enseñó  a fantasear y a coser.

 

  • “Parecía que no me estaba enseñando nada”, recuerda  Carmiña, pero la madre se ensoñaba cuando cosía junto a la ventana de la  sala, no al atardecer. “De tanto mirar, aprendí a fugarme yo también”, recuerda.

 

  • En los  veranos de los años 50, tonteaba  con Rafael Sánchez Ferlosio, y recibía en Piñor mensajes que le escribía durante la “mili” en Marruecos, a través del poeta orensano Víctor Campio.

 

 

  • Carmiña no conoció a los abuelos maternos, de Allariz, pero en 1957 llevó el  premio Nadal con la novela “Entre visillos” firmada  con el nombre de su abuela   Sofía Veloso. Este año murió su hija.

 

  • Dieciséis años después la  segunda novela “Retahílas” transcurre en el  pazo de Louredo (nombre literario para el pazo de Piñor) en el que se entretejieron,  de modo novedoso, dos largos monólogos, encadenados como extensos rosarios en la conversación de dos personas.  Eulalia y Germán (tía y sobrino), se juntan en el  pazo para cumplir los últimos deseos de la matriarca de la familia. Allí pasan horas hablando de todo, también de la cercana piedra do “Tangaraño” y   su ceremonia sanadora.

 

  • “Es una de mis novelas favoritas pues plantea una nueva forma de diálogo entre sexos, rompiendo estereotipos de lo femenino y lo masculino, con claras referencias a espacios y vivencias de mi familia en Piñor y a la Guerra Civil”, según relató Carmiña a una amiga.

 

  • El último verano  familiar en Piñor fue en los años 60, la casa fue vendida cuando los padres de Carmiña y Ana María decidieron vivir en El Boalo (Madrid) todo el año. Pero Piñor siguió en Martín Gaite.

 

 

Cosa de familia

  • Y así lo descubrió David González Couso , que leyó con otros ojos las obras de Martín Gaite y encontró vivencias gallegas de la autora en todas ellas. En “Caperucita en Manhatan”(1990) , “La Reina de las Nieves” alrededor de un pueblo marinero que conoció en la  Coruña en el año 1971 y también en  trabajos académicos como “Ocho siglos de poesía gallega” publicado en 1972 y resultado de un intento previo de tesis doctoral sobre los cancioneros galaico-portugueses.

 

  • En “El cuarto de atrás” hay un aparador evocador. “Era un mueble grande que estuvo muchos años en la casa de mis padres en Salamanca. Era de madera de castaño y lo había comprado mi abuelo Javier Gaite por 300 pesetas. Eso me contó mi madre y así conocí a mi abuelo, profesor de Geografía que rodó por varias provincias llevando de acá para allá el aparador que conoció muchas ciudades y muchas casas”.

 

  • El abuelo  Javier Gaite fue catedrático de Geografía no instituto Otero Pedrayo de Ourense, su tío abuelo Antonio Gaite, promotor de una pila voltaica para alumbrar toda la ciudad que no triunfó, cofundador del Ateneo de Ourense y editor del periódico El Orensano, el  también catedrático de Geografía, Xoaquín Gaite (tío materno) amigo en Salamanca de Miguel de Unamuno, fusilado en agosto de 1936.

Carmen Martín Gaite-Foto Amado Perille

Foto Amado Perille

Casa de Carmen Martín Gaite
Foto de Rosa Veiga 20.01.2021

…………………………………………………………………………………………………………………………………..

Esta “entrevista” de ficción ha sido posible con textos, relatos y referencias que se pueden encontrar, varios de ellos, en los  enlaces compartidos en este texto.

El retrato de Carmiña es del año 2000, en el que murió, y procede del archivo de la Biblioteca digital de Castilla y León .

La imagen de Ousande es de Amado Perille, portada del libro “Os perfís galegos de Carmen Marín Gaite” de David González Couso, cedida por él.

La foto de la que fue la casa Gaite es actual.

CONTENT-CAT.1620944762

Cien vecinas y vecinos son hoy la memoria de Loiro

14/01/2021

Cien vecinas y vecinos son hoy la memoria de Loiro

Emprendemento en Barbadás

  • Manuel Fernández es un hijo  de Loiro, retornado en 2014 desde Madrid, y la cara visible del colectivo “Loiro na memoria que decidió  recuperar la vida e historia de  su pueblo natal, que cuenta con alrededor de cien vecinos.

 

  • Esa labor comenzó  como proyecto personal de Manuel, que quiso hacer un árbol genealógico de  su familia consultando los registros Civil y Eclesiástico, y juntar una colección de fotografías de todos sus parientes.

 

  • “Hablé con  los vecinos y vecinas para  pedirles las que tuvieran, y ahora ya hay casi mil fotografías escaneadas y guardadas como archivos digitales y el  número continúa aumentando”, detalla.

 

  • Cuando se hizo una idea de lo que había comenzado, habló con el ayuntamiento   de Barbadás para proponer una exposición en el pueblo y el interés aumentó: “en ese  momento se volcó  todo o mundo e hicimos  una exposición en el año  2018, cando teníamos  300 fotos, impresas en paneles con textos”.

 

  • El ayuntamiento cedió un  local a los vecinos para mantener la muestra, y hoy cuentan con la  primera planta del edificio que tiene el tanatorio en la  planta baja. “Ahora, los paneles con las fotos están entre herramientas y aperos de trabajo y los visitantes nos dicen que salen  impresionados”.

 

  • Alrededor de los paneles de fotos, el espacio etnográfico acogió  cursos de restauración de objetos antiguos y muebles, impartidos por Conchi Carbajo de “Artelandia y algunas de las personas participantes ya no pararon de restaurar. “Primero fueron cosas de la casa de cada uno, después hablamos con el párroco y empezamos  a limpiar y recuperar objetos antiguos que estaban en la sacristía de la iglesia”.  Algunos de ellos ya  forman parte del museo.

 

  • Una cosa llevó a la  otra y…

 

  • Llegó el  verano de 2019 y, como una cosa lleva a la otra, con el buen  tiempo empezaron los  “fiadeiros” con reuniones alrededor de  meriendas al aire libre, con música y cantos. “Así hicimos una versión actual de los fiadeiros que se juntaban en las casas durante el desgranado el maíz”, recuerda.

 

  • EL guitarrista, Manuel Estévez Viriato, dio clase para que las vecinas y los vecinos  de Loiro aprendieran a tocar y hoy tienen en el pueblo la  charanga “Os fedellos con propio Manuel, el acordeonista Hans Marlanska del pueblo,  el gaitero Juan Manuel Conde, la panderetera María Dolores Franco y el  otro guitarrista Manu.

 

  • El nuevo grupo musical tocó en el centenario de la vecina Olimpia Iglesias en el día de su aniversario, y delante de la casa de dos vecinos/as más que cumplieron 100 años desde 2018, también durante la pandemia, con distancia y medidas de seguridad sanitaria.

 

  • La asociación “Loiro na memoria” nació durante la construcción del museo, en tres antiguas bodegas de la calle de las Quintas y dio impulso además a otras actividades como gimnasia al aire libre, cine de verano, teatro y nuevos cursos de pandereta y guitarra, incluso durante el verano de 2020.

 

  • También gestionó proyectos para el pueblo con financiación del ayuntamiento. Entre los ejecutados: los hórreos de la Uxeira y el propio museo. Entre los pendientes: homenaje a la familia de un vecino que escribió un libro de cuentos basados en la gente del pueblo y homenaje a las personas que fueron maestras/as en Loiro.

 

Manuel Fernández. Loiro. 14/01/2021. Fotos: Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

La “Queen” de las redes sociales en Barbadás

07/01/2021

La “Queen” de las redes sociales en Barbadás

Emprendemento en Barbadás

  • Cristina Giráldez Rodríguez canjeó su placer por escoger y mezclar  prendas de vestir en un negocio que su local en A Valenzá y espacio virtual que non para de crecer.

 

  • Se declara muy fan de la música del grupo “Queen” y convencida de que una mujer se hace “reina al vestir su ropa… así que el nombre para sus tiendas (física y virtual) tenía  que ser el esperado: “Queen&Co Moda

 

  • Define a su ropa como “bohemia, espiritual, con texturas y colores combinable para ocasiones diferentes” y la vende desde el  2018 en su tienda. Para el espacio virtual, en el que la  competencia es “brutal”, localizó blogueras/modelos con gustos similares a los suyos, y con ellas comenzó a trabajar para  que vistan as sus prendas y las publiquen en las redes sociales.

 

  • Desde el 2019 vistieron su ropa Cristina Silva de Cádiz, Macarena Silt de Sevilla, Nika Gomes Graça de Porto, Noemí da Costa Brava y alguna otra. Alguna de ellas cuenta con más de cien mil seguidores en Instagram. También Cristina hace de modelo para sus redes y ahí muestra las  prendas más rompedoras, o las más coloridas, o las más suaves y combinables.

 

  • La pandemia de 2020 le permitió  contar con tiempo para poner al día  su “web” de la tienda y adaptarla a la venta  en línea.  Mucho de su tiempo lo pasa ahora  empaquetando pedidos para Portugal, toda España y parte de Europa, donde espera crecer más, cuando mejore el sistema de envío.

 

  • “Trabajar así te ocupa 24 horas los siete días de la semana porque intento que cada pedido salga cuanto antes”, detalla.

 

  • Y aún le  queda tiempo para pensar en ampliar a su oferta de ropa y completarla con calzado y elementos para decoración porque otra de sus aficiones es  recuperar y reutilizar muebles y complementos antiguos.

 

  • En la tienda de A Valenzá, la mayor parte de los muebles, lámparas y complementos decorativos, estaban antes en la  casa de su abuelo en Leiro y en la  de familiares de Cartelle, y ahora hacen que el  local sea un lugar acogedor y colorido, como la ropa que se puede encontrar en ella.

                   Cristina de Queen&Co Barbadás 22/12/2021. Foto Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

Santi y Vicky son el “Savio” de Barbadás

28/12/2020

Santi y Vicky son el “Savio” de Barbadás

Emprendemento en Barbadás

  • Santiago Castro González y Vicky Álvarez Díaz hicieron  una mezcla de sus nombres y les salió  “Savio”. Abrieron el restaurante “A Cova do Savio” poco antes de casarse en 2002, cuando alrededor de su local apenas había casas, en el  tramo final de A Valenzá.

 

  • Santi trabaja en restauración desde los 17 años. Comenzó con su madre y un primo en el  bar-tapería “O falcón e o Sol” hasta  que se deshizo la  sociedad en el año 2002. En el mismo  local abrió  el restaurante con Vicky, una apasionada de la cocina, y un par de meses después, se casaron.

 

  • Juntos comenzaron sus hallazgos  gastronómicos en aquellos  bares que acompañaban las bebidas con “pinchos espectaculares”, habituales fuera de Galicia hace más de  diez años, e empezaron a hacer lo mismo con el suyo.
  • Escogieron la cazuela de pulpo y gambas de Asturias, el rabo de toro de Salamanca… de Toledo trajeron las ideas para a su “orej a la  plancha” y el “cochifrito” (dados de cerdo frito)… y muchos más a los que añadirán, cuando reabran, dos platos a base de ciervo (en tosta y fileteado a la plancha). También trabajan con chuletón de vaca “en piedra caliente”, según el estilo que conocieron  en Portugal, de donde traen muchos de  sus productos para acompañamiento.

 

  • En su  trabajo innovan porque piensan en los  clientes que comen cada día en el restaurante, durante todo el año, para los que hacen  un menú diferente cada día y cada semana… pero también en las personas que cada fin de semana quieren probar las especialidades y tapas. Y tambén por todos ellos, y por los  6 trabajadores y trabajadoras del local,  decidieron cerrar en septiembre.

 

  • “Por el trabajo no me arriesgo a que se contagie nadie así que la decisión es abrir para trabajar al 100% cuando se pueda”, asegura Santi después de abrir temporalmente en junio de 2020 y  comprobar “que no tener terraza y el miedo al virus dieron un balance sin beneficio”. Ahora hacen planes por si ese momento llega en enero de 2021.


El concurso como escaparate

  • Los dos hacen  balance y destacan el concurso de pinchos del Ayuntamiento de Barbadás de cada otoño, como un “escaparate que da un impulso muy grande a la hostelería de A Valenzá”, y en el  que sus tapas especiales fueron premiadas desde 2016 hasta 2019: la “torre el Savio” con lomo, calabacín, queso de cabra y membrillo, la “piruleta del Savio” con solomillo de cerdo envuelto en ternera, la “esencia do Savio” con solomillo macerado 4 horas, la “aromas del Savio” con solomillo de vaca.

 

  • “El mayor premio de los concursos es que vienen a probar los pinchos muchas personas que no venían antes y eso nos ayuda a descubrir lo que hacemos bien y que cosas tenemos que mejorar”, destaca Santi.

 

  • La oferta de pratos fuera  del menú diario, va variando. “Antes de entrar en la carta, probamos como funciona cada plato entre los clientes”, en un proceso selectivo en el que también están los platos que solo hacen por encargo como paella o cocido.

 

  • La innovación es continua y,  está asegurada.
Santi e Vicki, de A Cova do Savio. Barbadás 23/12/2020. foto Rosa Veiga

CONTENT-CAT.1620944762

No hay dos sin tres… las mellizas Twins y una más

22/12/2020

No hay dos sin tres… las mellizas Twins y una más

Emprendimiento en Barbadás

  • Presentar a Rosa María y a María José Gómez López no hará que sus nombres suenen a casi nadie y ellas mismas se presentan como  Rosi y Pepi. Entonces sí, muchos y muchas sabrán así que hablamos de las hermanas que  viven en la Valenzá y allí abrieron sendas tiendas de ropa de mujer y hombre.

 

  • La tienda de ropa de hombre tiene como cabecera una foto- mural, atribuida a Charles C. Ebbet, de los obreros que trabajaron en 1932 en la  construcción del  Rockefeller Center en Nueva York. “La escogimos  porque nos representa como hermanas  que trabajamos juntas y luchamos por seguir adelante”, explica Rosi.

 

  • En su  familia, el trabajo independiente es habitual: son nietas de “Aurora dos Aguinchos”, en Lobios, que perdió en el embalse de Lindoso su café/bar/estanco/pensión… Sus  padres se establecieron en las  Escorregas (entre La Valenzá y el  núcleo de Barbadás) y  parte de los siete hijos  quedaron cerca.

 

  • Ellas, mellizas, siempre trabajaron juntas. Lo hicieron en un  centro comercial durante años u cuando tuvieron que pensar en otro  futuro fuera de ese trabajo, acordaron seguir juntas para abrir “Twins, tienda de bisutería y complementos”, tal como reza el letrero original, pero en realidad, en la  primera tienda que abrieron en 2014 tienen ropa de mujer que triunfa entre clientas de 15 a 90 años, segúun dice Pepi con muchoto orgullo.

 

  • Les gusta trabajar  con trato directo con los vecinos y vecinas y, ofertan un servicio bajo demanda, así que si alguien no encuentra lo  o que quiere en la tienda, ellas lo buscan. También en la tienda de ropa de hombre que abrieron en 2016, y en la  que trabajan con muchas marcas, entre ellas la local Dimotex.

 

  • “En la  pandemia fuimos conscientes del cariño de las personas que nos conocen  porque vienen, compran y se vuelcan con nosotras y con las trabajadoras de las tiendas”, agradece Pepi. Notaron “bajón” y tuvieron que reorganizarse ante  dos cambios repentinos, cierre de proveedores de ropa y bolsa… pero van a seguir. Y su  agradecimiento está en el  escaparate con un gran “Gracias”.

 

  • Y parece que el emprendimiento sí que es tendencia familiar, pues  Elma, una tercera hermana, ha abierto una  tienda de  lencería a pocos metros de las “Twins”.

Rosi e Pepi na súa tenda Twins

CONTENT-CAT.1620944762

Castro Trail Barbadás: de “cuatro amigos” a cientos, campo a través

14/12/2020

Castro Trail Barbadás: de “cuatro amigos” a cientos, campo a través

Emprendemento en Barbadás

  • David Losada es una de las personas que mejor conoce sendas, caminos, colinas en muchos lugares de Galicia, y hace 5 años acordó “con cuatro amigos” poner a su ayuntamiento en los  gallegos del  campo a través.

 

  • En el  día a día conduce un camión de reparto y cada fin de semana participa en “trails” por toda Galicia y avanza en la  preparación del “Castro Trail” que organiza desde 2015 en los  montes de Barbadás. El primer año la salida fue de Sobrado do Bispo y fue hacia “os castros” que lindan con el ayuntamiento de Toén.

 

  • “Éramos cuatro amigos interesados en las  carreras campo a través y decidimos fundar un club para organizarlas en el  concello de Barbadás”, explica. Los cuatro amigos eran Daniel, Castor, Fico y David, que ahora preside el club “Castro Trail”. Llevan organizadas  4 ediciones de la carrera, y piensan seguir con ellas, tras el paréntesis sin actividad provocado por la pandemia en 2020.

 

  • El club cuenta ahora con 47 socios y socias federados de toda la provincia  y de Pontevedra y  a su fórmula de 24 km de carrera o 14 km de andaina funciona y tiene mejoras cada año, para las 500 personas que se inscriben. “Ponemos una cuota cerrada teniendo en cuenta a las personas con las que podemos contar en el equipo anual para atender los avituallamientos, los cruces de senderos y los imprevistos”, añade.

 

  • El recorrido  lleva a todos los participantes por recovecos diferentes del ayuntamiento con la  idea de darlo a conocer con una actividad sana y divertida.

 

  • El “Castro Trail” salió en los  últimos años desde el campo de fútbol de Barbadás, para recorrer todo el municipio, pasando por la zona de San Benito y el  Tangaraño, Santa Uxía, Piñor, Sobrado, Loiro… y cada año fue incorporando novedades para disfrute de los  participantes: música en directo a cargo de “La banda de Mazinger”, servicio de cuidado y parque de juegos para los hijos y las hijas  de participantes, bebidas, aperitivos y pinchos y unos trofeos que este año serían obra del artista Tony Ferrer.

 

  • La prueba de Barbadás se celebra cada año en mayo… menos en 2020.
    “Cuando empezó la  pandemia ya estaba el recorrido escogido, marcado, con la señalización  a punto, la publicidad, los premios… todo organizado y así queda todo, adelantado y congelado, para 2021”, detalla David. De hecho, ahí está el cartel previsto para 2020, con corrección provisional para 2021 … si todo va bien.

 

  • El club tiene presencia, además, en un  ciento de pruebas de toda Galicia, Asturias y Portugal. La calidad en carrera de los hombres y mujeres que lo integran ya los ha llevado a  posiciones destacadas como el subcampeonato de España y Galicia, y buenas clasificaciones en muchos de ellos.

Cartel Castro Trail Xtreme 2021

CONTENT-CAT.1620944762

Vuelven en Navidad los diseños multiuso de “You are by Eva París”

07/12/2020

Vuelven en Navidad los diseños multiuso de “You are by Eva París”

Emprendimiento en Barbadás

  • Eva Muñoz tuvo que aparcar a su actividad artesanal durante un par de años, y ahora  sus complementos y prendas de ropa, siempre versátiles, vuelven esta Navidad en sus  espacios virtuales, porque en las ferias aún no es posible.

 

  • Su estudio de Piñor y las redes sociales están llenos de rosas de cuero y serraje, porque esa flor es“sencilla y elegante” a un tiempo, igual que la cala. “Para los complementos trabajo mucho con las manos y con cuero que me da muy buen resultado para hacer rosas;  con la cala sigo intentándolo, pero aún no conseguí lo que quiero sin usar maquinaria”, relata.

 

  • Los complementos que llevan rosas tienen nombres dobles o triples, por los múltiples usos que permiten, así en sus  colecciones hay un collar/cinturón/pulsera, un llavero/pulsera y también marca-páginas, anillos, un gorro/bufanda reversible, bolsos/mochilas variados… 

 

  • Las prendas de ropa también son para poner de modos diferentes: blusón/vestido/pantalón, capa reversible … y salen de su taller tras escoger telas de diferentes colores y estampados.

 

  • Con tanta diversidad de piezas, es lógico que despertaran interés tanto en tiendas de ropa de diseño, como en librerías o joyerías… hasta que dejó de ir a las ferias y se dedicó solo a los  encargos personales.

 

Arte para desarrollo personal

 

  • Antes de artesana, Eva fue “líder de grupos” de trabajo en una empresa multinacional. Su último viaje en ese trabajo fue  en 2012 a París, y al regreso comenzó un proceso que la llevó a profundizar en lo que trabajara antes para otros,  pero ahora también para sí misma.

 

  • “No tenía claro lo que quería hacer, pero me sentí liberada y ya conocí en mi trabajo anterior la fuerza que puede tener una persona para motivar, así que me formé como entrenadora con asociaciones de referencia en España y Europa”.

 

  • En 2014 comenzó a elaborar piezas artesanalmente, a partir de su vieja afición a hacerse as sus propias prendas de ropa. “Una prenda no te hace mejor pero sí te hace sentir mejor, te hace ser tu mejor versión”, y transformó esa creencia en lema de su trabajo.

 

  • Desde su casa/taller de Piñor, prepara el regreso a las redes sociales en esta Navidad. Comenzará con la puesta a punto de la página web para potenciar los complementos que ya  la identifican, y a mayores un par de prendas de ropa y dos bolsos de nuevo diseño que renovarán a su colección.

 

  • Las  ferias… con más calma y,  pendientes de la pandemia. “Me gustaría poder volver a participar en el Salón Internacional del Caballo de 2021 en Sevilla, y en mi favorita que es la del Mercado da Estrela, en Santiago de Compostela, también el próximo año”, concreta.

 

  • Versátil como sus  piezas y, da apoyo  a proyectos escolares, en los que  los y las estudiantes  aprenden a hablar y vivir en igualdad, con espíritu mediador. En este curso, por ejemplo, participaron en uno de los  debates televisivos de la serie “HIT”.  También es voz del programa “La ciencia es femenino” en la  emisora comunitaria Cuac FM e impulsora de actividades para apoyar a colectivos contra la violencia de género, entre otras.

CONTENT-CAT.1620944762

Pablo tiene un sueño: una escuela-taller de música

04/12/2020

Pablo tiene un sueño: una escuela-taller de música

Emprendimiento en Barbadás

  • Pablo Martínez es músico, compositor, profesor, director de bandas, lutier, investigador… y todo  alrededor de los instrumentos musicales de las bandas de gaitas. Sueña con aunar toda su experiencia en un proyecto de escuela-taller  de música, canto y baile tradicional…en Barbadás, donde nació y vive.

 

  • Explica que Sobrado do Bispo es la cuna  de todo el movimiento musical con bandas de gaitas del ayuntamiento  de Barbadás. Pudo surgir con “Ruque”, un retornado de Cuba que dio empuje a las  bandas de gaitas, en las que  sigue su hijo Manolo “o do Ruque”.

(más…)

CONTENT-CAT.1620944762

Será una tercera vez …..O gato con botas?

30/11/2020

Será una tercera vez …..O gato con botas?

Emprendemento en Barbadás

  • Cristina Arias Noia y Eva Losada Fernández se conocen desde la infancia vivida  en Pereiro de Aguiar, donde compartieron vecindad y colegio, y después, en Ourense, los estudios universitarios.

 

  • Las dos se graduaron en Trabajo Social y parte de su vida laboral transcurría entre jóvenes  en riesgo de exclusión social en caso de Cristina, y para Eva, en el mundo de la animación cultural.

(más…)

CONTENT-CAT.1620944762

“Marabú” es marca de carne y de rallies

26/11/2020

“Marabú” es marca de carne y de rallies

Emprendimiento en Barbadás

  • Si decimos Juan Carlos Villanueva Fernández, todos miran a izquierda y derecha… en  búsqueda del aludido… Si decimos Marabú, la cosa cambia. Marabú es hijo, nieto y bisneto de Barbadás y de su bisabuelo materno heredó el apodo que ya lleva también su hijo.

 

  • Es hijo de rianxeira y de carnicero . La madre vendía rosquillas en un pequeño local del barrio de la Carballeira, ya en la ciudad de Ourense. En ese mismo local, Marabú tiene la carnicería. Pero su vida lleva varios capítulos y hay que contarla a trocitos.

(más…)

CONTENT-CAT.1620944762

La “Estrella” de los pimientos de Barbadás

22/11/2020

La “Estrella” de los pimientos de Barbadás

Emprendimiento en Barbadás

  • En los barrios de A Cal, Fornos, Rosario e Regueiro llevan al menos 50 años con el cultivo, selección y transmisión de semillas y trabajos de una huerta muy variada, propia de Barbadás.

 

  • Los padres y los suegros de Estrella Freire eran “rianxeiros” como ella. La madre, Dolores de A Cal y el padre Jesús “el canario” de Fornos, le dejaron un oficio y todo tipo de semillas. Con ellos aprendió a cultivar y vender pimientos, remolachas, lechugas, tomates, cebollas blancas, ceboletas… Y su padre ya había aprendido que su madre y tías.

(más…)

CONTENT-CAT.1620944762

Entre flores y eventos… pasa la vida de Arturo

18/11/2020

Entre flores y eventos… pasa la vida de Arturo

Emprendimiento en Barbadás

  • Arturo Varela es un emprendedor de Chantada que buscó en la Valenzá lo mismo que tuvo en su infancia: “un pueblo en el que yo conocía y ayudaba a todos y todos me conocían y ayudaban a mí”.

 

  • Abrió la funeraria Ourense en 2013 en el lugar que ya conocía de sus años chicos, cuando jugó en el equipo de Baloncesto de Barbadás. “Un tiempo después, cuando quise abrir un negocio, pensé en hacerlo aquí mismo y me pareció que bares ya había muchos así que me formé para el trabajo de funerario”… y está convencido de haber acertado.

 

(más…)

CONTENT-CAT.1620944762

#eugastoenBarbadás

16/11/2020

#eugastoenBarbadás

Campaña de promoción de Barbadás

Llega una Navidad muy, muy diferente… para todos y todas.

 

 

¿Que te parece se intentamos vivirla con tranquilidad, paciencia y solidaridad con todos los vecinos, vecinas y  visitantes? (más…)

CONTENT-CAT.1620944762